Como te lo cuento. Formarse no es lo mismo que estar en forma. Llevamos años hablando de que la formación gerencial es fundamental para que el taller de reparación se enfrente con éxito a los continuos cambios de su entorno de mercado. Sin embargo… ¿hemos conseguido realmente profesionalizar la gestión de los talleres tanto como nos gustaría? Casi todos los indicadores que tenemos nos dicen que no. Que no lo hemos conseguido. Da igual que una lea las conclusiones de los rigurosos estudios que hacen las consultoras del sector, que hable con dueños de talleres o intercambie impresiones con fabricantes proveedores de chapa o pintura. Queda mucho por hacer.

A estas alturas, quien más quien menos, ha asistido a un curso en la que le han explicado la importancia de conocer y maximizar la productividad de las horas de trabajo en su taller. A una formación en la que se ha desmenuzado el proceso de reparación, señalando con claridad las áreas de mejora. O a una jornada en la que se han identificado todos y cada uno de los atributos específicos y expectativas diferenciadas de clientes tan distintos como compañías aseguradoras o particulares, con el objetivo de procurarles la máxima satisfacción y, por supuesto, en intervenciones siempre rentables para el taller. En todos esos cursos, sin duda alguna, los profesionales asistentes han dado por bueno el tiempo empleado y se han comprometido con el formador a poner en práctica lo aprendido nada más levantar el cierre del taller a la mañana siguiente. ¿Cuántos realmente lo han hecho? De verdad. ¿Cuántos de forma habitual hasta convertir la mejora continua en una rutina? Probablemente aquellos que mejores resultados están obteniendo ahora mismo.

Formarse no es lo mismo que estar en forma. Es lo que, si me permitís, denomino la “Teoría del gimnasio”. Y que se resume de forma muy sencilla: se trata de hacer lo que uno sabe que hay que hacer. No vale con saberlo. Hay que hacerlo. Si nos preguntan si queremos mejorar nuestra forma física y lucir figura sobre la báscula al tiempo que cultivamos nuestra salud, nadie en su sano juicio dice que no. Pero lograrlo nos parece un imposible. En seguida alguien nos explica que sólo hay que seguir unas pocas y sencillas reglas: “mejora tu alimentación y haz deporte”. Después entramos en el detalle: cinco comidas al día, dieta equilibrada, ejercicio físico bajo supervisión médica… Si quien se interesa por nosotros nos vuelve a preguntar, ya con todas esas informaciones, es difícil que obtenga una negativa por nuestra parte. “¡Mañana al gimnasio! ¡Y a llenar la bolsa de la compra de más fruta y verdura y menos de patatas fritas! ¡Faltaría más! Desde mañana mismo”.

Ay, las rutinas. El hacer que las cosas sucedan. ¿Cuántos de los que se apuntan al gimnasio terminan yendo de forma regular? ¿Cuántos de los que cambian su dieta perseveran lo suficiente para notar sus efectos en la figura y los resultados de los chequeos médicos? Al final, todo ese entusiasmo, todas esas ganas de mejorar, se diluyen las más de las veces en un cierto remordimiento con sabor a patatas fritas frente al televisor…

Mi teoría del gimnasio dice que hay que hacer que pasen las cosas. También en las empresas de reparación chapa y pintura. Para que su gestión sea más eficiente y rentable. Por eso, en Grupo Peña Automoción, además de formarte te ayudamos a estar en forma. En otras palabras, después de la sesión teórica de monitor especializado… vamos a ir contigo al gimnasio. Porque lo más difícil, siempre, es empezar, adquirir una dinámica, una rutina, que al final se convierta en el día a día. Si esa rutina es la mejora continua, ya estaremos consiguiendo que la formación sea efectiva, que contribuya a cambiar en positivo las cosas que haces en tu taller, a mejorar tus resultados. Por fortuna, los fabricantes que colaboran conmigo a diario, han entendido esta necesidad. Una vez que el monitor del gimnasio te ha facilitado la formación-información necesaria, Grupo Peña Automoción quiere acompañarte, como “coach”, y con la ayuda de nuestros proveedores, en la real implantación diaria de cambios que mejoren tu negocio.

¿Cuál es la razón por la que un emprendedor monta un taller? La principal, ganar dinero.  En términos de eficiencia la mejor forma de hacerlo es optimizar el beneficio de cada intervención. Eso implica gestionar adecuadamente los gastos. En general, estamos hablando de cuatro tipos de gasto: personas (horas de trabajo), recambios, pintura y otros. En los cursos de gestión siempre se pone el acento en las personas. En los de producto, en la pintura. ¿Quién acude al curso en cada caso? ¿Cómo se concreta la gestión eficiente de cada partida de gasto en el taller al volver de la formación? Creo que más veces de las que pensamos esa gestión la hacen personas diferentes con orientaciones y motivaciones distintas. ¡Qué importantes las personas! Sólo de ellas depende que hagamos que las cosas pasen… que la formación sea efectiva, se concrete en cambios, en nuevas rutinas.

De manera que, al final, llegamos a la conclusión de que son las personas las que deciden en su día a día si hacen o no cambios en las cosas que hacen. Y el único sentido de la formación es hacer cosas que mejoren nuestros procesos y en consecuencia también los resultados. ¡Pero hay que hacerlas!

¿Tiene sentido que nos planteemos evolucionar desde un modelo de formación basado exclusivamente en cursos de gestión-procesos-ahorro de gastos a otro de acompañamiento en el taller para su efectiva implantación en el día a día? Se trataría de pasar de un modelo de mucha formación y poca implantación a otro de formación en el taller mediante la acción diaria, la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos en la formación, y hasta la adquisición misma del conocimiento mediante su puesta en práctica diaria con el adecuado acompañamiento de profesionales como los de Grupo Peña Automoción y sus proveedores.

El conocimiento en el taller sólo tiene un sentido: mejorar efectivamente sus resultados empresariales. Contribuir a que la empresa gane más dinero. Y ese es nuestro compromiso con nuestros clientes: generar la condiciones para ayudarte a mejorar tu rentabilidad. Las formaciones que Grupo Peña Automoción imparte a sus clientes persiguen ese objetivo. Pero también el acompañamiento, la labor de “coaching” que nuestro equipo de profesionales, en colaboración con los de nuestros proveedores, hacen todos los días en el taller. Y, por supuesto, la generación de herramientas de conocimiento completamente innovadoras como el Forum de Conocimiento de Grupo Peña Automoción. El 2018, la primera convocatoria fue un completo éxito. No sólo por la participación de más de 300 talleres, sino por la satisfacción y valoración enormemente positiva que después hicieron del mismo. Ahora, se convoca la segunda edición, esta vez, para noviembre de 2019, y dirigida a talleres de chapa y pintura. ¿El objetivo? Poneros, ponernos todos al día, de las tendencias importantes en la reparación de carrocería que sí o sí debemos conocer para sortear con éxito los cambios de todo tipo que se avecinan. ¿Es el Forum del Conomiento de Grupo Peña Automoción un encuentro de “tendencias”? Por supuesto, pero también, de conocimientos, de creación e intercambio de conocimiento, y de acciones para su práctica e inmediata aplicación en el taller.

¿Te apuntas? Será un placer saludarte. En la primera convocatoria, los días 12 y 13 de noviembre. O en la segunda, los días 14 y 15.

A tu disposición amigo.

Email: franciscoromerolopez@gpautomocion.com
LinkedIN: Francisco Romero López

 

 

Share This