La formación y el dato. Porque el representante de Glasurit en el 2º Congreso Forum Conocimiento de Grupo Peña comenzó su intervención haciendo un análisis de la situación actual del mercado y una proyección de su previsible evolución en el corto y medio plazo. Para ello, utilizó, por un lado, datos del parque de vehículos; por otro, de la estructura de los talleres en España, tanto oficiales como independientes, para concluir que cada vez más la sostenibilidad económica de los talleres está directamente relacionada con su eficiencia. 

A continuación, Hernández, apuntó algunos fenómenos del mercado que van contra la cuenta de resultados de los talleres por meter presión sobre los márgenes de las reparaciones. Mencionó los requerimientos para trabajar de las aseguradoras, donde la competencia tira de los precios hacia abajo mientras se pide más calidad y rapidez en la reparación. Comentó también el aumento de los costes derivados del trabajo administrativo que representan las peritaciones o la recomendación de trabajar con determinados proveedores, disponer de coches de cortesía, lavar los vehículos o realizar la recogida y entrega de los mismos.

En ese contexto, apuntó, ser eficiente no es una opción. Es imprescindible para lograr los márgenes mínimos adecuados que garanticen la rentabilidad y viabilidad del taller. Desde ese punto de vista, el portavoz consultor de Glasurit animó a los asistentes a acercarse a herramientas como el “Lean”. Explicó que se trata de métodos que persiguen un “uso ahorrativo y eficiente de todos los factores de producción”, como puedan ser los recursos operativos, el personal, los materiales, la planificación y la organización de todas las actividad de la empresa. 

Con un objetivo: aumentar la productividad, mejorar la calidad de los productos y optimizar todos los procesos. En este punto, Víctor Hernández se detuvo en describir la diferencia que existe entre un taller no orientado a la gestión “Lean” donde hay repeticiones, tiempos muertos, pérdida de espacio, mala imagen, poca higiene y seguridad y baja motivación de los empleados; y un taller sí orientado a este tipo de herramientas en el que mejora la eficiencia y el rendimiento, se optimiza el espacio, se da una imagen profesional, mayor seguridad e higiene y mucha más motivación de los trabajadores. 

Víctor Hernández avanzó en su exposición demorándose en describir diferentes KPIs del taller que el gestor del mismo debe conocer y saber interpretar a fin de detectar áreas de mejora y poder optimizar la eficiencia de los recursos de la empresa. Ultimó su intervención subrayando la importancia que para esa eficiencia tiene el uso óptimo de los productos de repintado.

Share This