El alto voltaje de las baterías del vehículo eléctrico incide directamente en su reparabilidad. Es fundamental que la manipulación del vehículo a la hora de hacer un arreglo de chapa y pintura sea segura. Buena parte de la intervención de Miguel Ángel Castillo, ingeniero de Centro Zaragoza, en el 2º Congreso Forum Conocimiento de Grupo Peña Automoción, versó sobre las precauciones que los operarios del taller deben tener a la hora de trabajar sobre un coche eléctrico. 

“Manipular un vehículo con una batería de alto voltaje representa un riesgo que hay que tener muy en cuenta a la hora de hacer una reparación de chapa y pintura”. Así comenzó su intervención Miguel Ángel Castillo, ingeniero de Centro Zaragoza. “Si  siempre es importante seguir unos procedimientos estandarizados, que garanticen la seguridad y la eficiencia durante cualquier intervención sobre un vehículo, en el caso de un eléctrico, desde el punto de vista de los riesgos laborales, aún es más crítico hacerlo”. 

A continuación, Castillo habló sobre los métodos y prácticas para reparar un vehículo eléctrico. Se centró, primero, en las precauciones que los reparadores de chapa y pintura han de tener a la hora de trabajar sobre este tipo de vehículos: 

  • Deshabilitar el sistema eléctrico. Este paso es necesario para aislar la corriente de la batería de alto voltaje y poder trabajar con seguridad. 
  • Usar el aceite adecuado. Estos vehículos tienen compresores de aire acondicionado de alta tensión. Hay que utilizar un aceite de fábrica o de calidad para los compresores. Si el aceite no es de calidad puede contaminarse el sistema y hacer que se apague.
  • No calentar las baterías. No se pueden calentar por encima de los 60ºC. Si hay que realizar un trabajo de pintura hay que asegurarse de que las baterías no superen esa temperatura.
  • Comprobar el voltaje antes de trabajar con el vehículo. Es recomendable esperar unos 10 minutos después de apagar el vehículo y antes de empezar a trabajar. Además, hay que realizar las comprobaciones con el multímetro para asegurarse de que el voltaje está a 0.
  • Ajustar correctamente las conexiones. Hay que fijar las conexiones de alta tensión correctamente según las especificaciones. Cualquier cable suelto de alta tensión puede provocar un accidente e incluso el incendio de todo el vehículo.
  • Identificar los cables. No cortar un cable sin saber de qué es. El cableado puede variar de un fabricante a otro. Los cables de alta tensión son de color naranja, mientas que los de color azul pueden tener entre 36 y 42 voltios. 

Tras las explicaciones iniciales sobre las precauciones con las que hay que operar sobre un vehículo eléctrico, el representante de Centro Zaragoza puso un ejemplo concreto de valoración y reparación de chapa y pintura sobre un Peugeot ION que había sufrido un impacto trasero. Entre los trabajos realizados, la sustitución y reparación de piezas, el montaje y desmontaje de la unidad de potencia y batería principal, los materiales de pintura y el repintado.

Share This